sábado, 25 de marzo de 2017

Reseña: Desayuno en Júpiter, por Andrea Tomé

Título: Desayuno en Júpiter
Autor/a: Andrea Tomé
Editorial: Plataforma Neo
Precio: 17'90 €
Libro autoconclusivo

Sinopsis: Cuando Ofelia y Amoke se conocen, sus mundos parecen completamente contradictorios. Ofelia es el caos, la apasionada por la astronomía que ha suspendido la Selectividad y que pasa su año sabático en Gales con su padre, vendiendo mermelada orgánica, cazando liebres con su amigo Harlon y tratando de encontrar su propósito en la vida. 
Amoke es el orden, una solitaria y responsable estudiante de Biología que pasa todo el tiempo que no está en la universidad cuidando de su hermano Tayo y leyendo libros de Charles Darwin. Lo único que Ofelia y Amoke tienen en común son Virginia Wonnacott (una excéntrica y ermitaña novelista de noventa y dos años), la Asociación Hiraeth (una peculiar ONG) y la sensación de no tener una vida completa.
Cuando Virginia Wonnacott le ofrece trabajo a Ofelia como su asistente personal, los mundos de estas dos chicas se juntan. Mediante discusiones, libros de segunda mano, cartas y WhatsApps de madrugada, Ofelia y Amoke se entrelazan en un viaje para encontrar un futuro que no sabían que existía y descubrir los sentimientos de la una hacia la otra.

Mi opinión (sin spoilers): 

Vale, entended que como defensora de los derechos humanos que soy no podía no sentir emoción por leer esto. Visibilidad a grupos oprimidos = posibilidad MUY alta de que le interese a Cassiopeia.

Por supuesto, no vale si esa visibilidad se queda en un intento cutre de llamar la atención. Por eso con este tipo de libros suelo tener altas expectativas y a la vez un miedo terrible a que sea un desastre y ayude aún menos a que toda la sociedad acepte de una vez las diferentes sexualidades y concepciones de amor que existen (que no son pocas, pero todas válidas siempre que apelen al respeto mutuo entre dos personas).

Creo que no hace falta argumentar algo evidente: la literatura con personajes LGTB+ es escasa, y aunque en ocasiones hemos podido ver papeles secundarios del colectivo en sagas importantes, rara vez han aparecido como protagonistas. Afortunadamente, esto lo solventan algunos libros como El chico de las estrellas: aún así, aunque parece que se hay un poco de luz en el futuro, solían predominar las relaciones entre dos chicos y se olvidaban del otro sexo (además de las múltiples identidades sexuales existentes, por supuesto). Por esa razón cuando Andrea Tomé anunció un nuevo libro con la relación de dos chicas como tema principal mi atención estaba más que captada.

Me ha gustado muchísimo la historia de Ofelia y Amoke. Y hacedme caso, soy de lo más tiquismiquis con las relaciones personales en los libros: necesito que no sea instalove, que tenga fundamento, que me lo crea. Y para mí, que ese era el punto principal para que me convenciera la novela, se ha cumplido con creces. Los sentimientos crecen de forma gradual con obstáculos, con miedos, pero sin rechazo (GRACIAS POR LA NORMALIZACIÓN). Además, el drama excesivo que tienen otras novelas que he leído con personajes del colectivo y que personalmente no me gusta leer no está, algo que agradecí enormemente. 

Como soy así de perfeccionista, solo puedo señalar algo que me gustaría que se hubiera mejorado: hay otro hilo argumental paralelo a la historia de las dos protagonistas, y es la vida que cuenta Virginia Wonnacott. Esta me ha encantado porque no la he sentido en absoluto de relleno y enriquecía la trama para que no se compusiera únicamente de una relación entre dos personas (ya que me suelen resultar monótonas ese tipo de historias), pero le habría quitado algo de protagonismo: en muchas ocasiones me parecía que solapaba los sentimientos de Ofelia y Amoke y que su relación se estancaba hasta que alguna situación puntual producía un empujoncito. Esto ya es una preferencia personal, claro, pero es lo único que me ha fallado de la narración.

Sin embargo, tanto Ofelia como Amoke me han caído genial (increíble pero cierto) y las shippeaba tanto que me desesperaba si no encontraba escenas sobre ellas solas. No cumplen ninguno de los estereotipos que odio que imponga la sociedad y ese ha sido otro detalle que ha hecho que mi valoración subiera y que me diera ganas de saber qué pasaba tras acabar la última página.

En conclusión, Desayuno en Júpiter es una novela más que recomendable, además de por la ayuda a visibilizar el grupo LGTB+, simplemente porque la historia es maravillosa. Atrapa desde el minuto 1, tiene personajes encantadores e historias reales. ¿Qué más se puede pedir? Se coloca con muchas papeletas para ser mi mejor novela leída este año.

Clasificación:

sábado, 18 de marzo de 2017

Book tag #24: Tipos de personas

¡Hey! ¿Cómo estáis?

Abril Cuello del blog Smokey: Libertad de expresión me pidió que hiciera este book tag, creado por ella misma, ¡y yo por supuesto no me podía negar! Este en concreto juega mucho con los estereotipos que podríamos encontrar en un típico instituto americano. Las imágenes las he cogido de su entrada para seguir ese estilo, ¡así que comenzamos!

¡Por supuesto todo aquel que quiera hacerlo está automáticamente nominado!


Nerds: Un personaje que te parezca inteligente

Por suerte hay muchos personajes con cabeza en literatura juvenil pero creo que esta vez me gustaría mencionar a June Iparis, de la saga Legend.

Populares: Una protagonista o un protagonista que a ti no te guste pero que a los demás sí

Me ha gustado mucho esta definición y creo que me voy a decantar por Tessa Gray, la protagonista de Cazadores de sombras: Los Orígenes. Tengo varios protagonistas que me caen mal, pero suelen coincidir con la opinión de la mayoría: sin embargo, he leído a mucha gente identificarse con Tessa y a mí no me agradaba para nada.

Hipsters: Un personaje al que quisieras robarle la ropa

No sabía por cuál decidirme ya que a pesar de que al principio pensaba escoger un personaje de época, la mayoría visten con pesados trajes y para mí la comodidad es algo importante. Creo que me inclino por el armario de Isabelle Lightwood de Cazadores de sombras, pues me encanta el color negro para vestir y tiene que ser por fuerza cómodo ya que tienen que combatir contra demonios.

Románticos: Pareja de personajes con la mejor historia del amor

Eligiría Eleanor y Park pero creo que lo he repetido demasiadas veces en este blog, así que voy a escoger a Ofelia y Amoke de Desayuno en Júpiter, una novela que he leído recientemente y que me ha gustado muchísimo (y de la que por cierto pronto habrá reseña).

domingo, 12 de marzo de 2017

Reseña: Atados a las estrellas, por Amie Kaufman y Meagan Spooner

Título: Atados a las estrellas
Autor/a: Amie Kaufman y Meagan Spooner
Editorial: La Galera
Precio: 16'50 €
Saga: Starbound (1/3)
 
Sinopsis: Es una noche como cualquier otra a bordo de la Ícaro, la nave más impresionante del universo. Hasta que una avería provoca que la nave se estrelle en un planeta desierto. Lila LaRoux y Tarver Merendsen sobreviven el impacto. Y parece que son los únicos. Lila es la hija del hombre más rico del universo. Tarver, de origen muy humilde, es un joven héroe de guerra que aprendió hace mucho tiempo que las niñas como Lila dan tantos problemas que no valen la pena. Pero ahora solo se tienen el uno al otro y deben emprender un peligroso viaje en busca de ayuda. A medida que pasan los días, Lila y Tarver empiezan a pensar que tal vez esta tragedia esconda algo de bendición, ya que esta nueva situación les permite una realidad imposible en su mundo: estar juntos. ¿Deberían quedarse desterrados para siempre? Pero todo cambia cuando descubren la verdad tras los susurros que los persiguen en la oscuridad. Puede que Lila y Tarver logren salir de este planeta pero la experiencia los cambiará para siempre.

Mi opinión (sin spoilers):

Me encanta la ciencia ficción y todo lo que tenga que ver catástrofes, para qué lo vamos a negar. Por algo el mayor porcentaje de novelas en mi estantería se componen de distopías y mundos postapocalípticos. Pero sin embargo, y aunque en estos últimos sí suele haber sitio para el romance (a veces incluso demasiado para mi gusto), no suele haber ciencia ficción con una trama secundaria que incluya este plano. Por eso, cuando algo así sale al mercado soy la primera que va corriendo a hacerme con un ejemplar.

No vamos a negar que esta novela ha tenido una buena recepción en la literatura juvenil, solo hace falta ver las valoraciones de muchos blogs que se han animado a adentrarse en esta lectura.  Y es que no me extraña: aunque no es larguísima tampoco es precisamente corta y aún así te atrapa totalmente, en muchas ocasiones aumentado la velocidad de paso de páginas con escenas llenas de intriga. Los personajes, además, son redondos y eso ayuda enormemente al desarrollo de la historia.

Por otra parte, es verdad que en mi opinión el romance ha sido excesivo, convirtiéndose algunas veces en la trama principal; las reacciones de los protagonistas me parecían, como en muchas apuestas de literatura juvenil, concentradas únicamente en la otra persona y olvidando que han dejado mucho atrás (¡recordemos, se han estrellado y toda su familia está lejos!). Eso le ha aportado toques irrealistas que no me han gustado y que han hecho que bajara mi puntuación.

En conclusión, Atados a las estrellas no solo me ha entretenido, me ha gustado bastante y me ha dejado con expectativas para la segunda parte. Tengo algunos detalles que no me han convencido pero con un poco de suerte esto cambiará en la siguiente entrega, Atados al mundo. Muy recomendable para los amantes de la ciencia ficción mezclado con romance.

Clasificación: 
 

sábado, 4 de marzo de 2017

La falta de motivación en la sociedad actual

¡Hey!

Hacía bastante tiempo que no me sentaba a hablar directamente con vosotros. Como estáis viendo, estoy menos activa en el blog - aunque por suerte no suele pasar más de una semana entre una entrada y otra - y a veces siento que no os atiendo lo suficiente.

Los artículos de opinión os suelen gustar tanto como a mí contrastar vuestros puntos de vista con el mío. Además, más o menos solemos tener la misma edad los administradores de los blogs y eso hace que en muchas ocasiones nuestras sociedades se correspondan. Así pues, un tema que me rondaba en la cabeza desde hace bastantes meses (si no años) es lo que leéis en el título: allá donde miro, la falta de motivación es evidente.

Y yo soy la primera que la experimenta, no os creáis que esta es una crítica hacia aquellos que la sienten. Simplemente me parece muy sorprendente que ahora la respuesta habitual a cuando alguien pregunta a una persona joven qué le gustaría estudiar es un "no lo sé" con una caída de hombros que en el mejor de los casos se debe a una confusión mental y en el peor a una indiferencia total.

¿Qué ha pasado para que ninguno estamos convencidos de a qué nos queremos dedicar?

Quizás tiene algo que ver el sistema de educación implantado en España y que consiste en dar muchísimas páginas de teoría y poco tiempo para memorizarla. Porque sí, aquí en su mayoría memorizamos: es imposible entender más líneas que minutos tenemos, y más cuando la información es excesiva y en ocasiones incluso innecesaria. Así que nos limitamos a intentar aprobar y si tenemos suerte, quizás acabemos entendiendo algo de los documentos de tinta que almacenamos en la cabeza y que olvidaremos unas horas más tarde de realizar el dichoso examen. Porque claro, tu capacidad se mide en un test de hora y media que te convierte en un número.

Aún así, y aunque creo que la razón principal es la descrita en el párrafo anterior, también existe otro componente y es que parecemos que no nos conformamos con nada. Antes no era posible elegir, pero en nuestros tiempos muchos sí tenemos esa opción y en nuestra perpetua búsqueda para ser felices nos es difícil despejar la incógnita. El estar en una carrera y ver cómo nadie en tu grupo se siente mínimamente emocionado por recibir clases de lo que se supone que trabajaremos, u observar cómo varios ya saben que van a abandonar es desesperanzador.

No sé por qué existe esta falta de motivación, pero yo diría que es una mezcla de lo que os he comentado aquí. ¿Qué opináis vosotros? Me encantaría que me contárais vuestras experiencias con este tema. Espero que os haya gustado, y hasta la próxima... que la suerte esté siempre de vuestra parte.

viernes, 24 de febrero de 2017

Películas #11: Figuras ocultas

Título: Figuras ocultas
Autor/a original: -no basada en un libro-

Director/a: Theodore Melfi
Escrita por: Allison Schroeder, Theodore Melfi
Género: Biografía/Drama
Duración: 126 min.
Fecha de estreno: 6 de enero de 2017 (Estados Unidos)
20 de enero de 2017 (España)

Actores/actrices principales:
Taraji P. Henson (Katherine Johnson)
Octavia Spencer (Dorothy Vaughn)
Janelle Monáe (Mary Jackson)


Sinopsis: Mientras los Estados Unidos competían con Rusia para llevar un hombre al espacio, la NASA descubrió el talento sin explotar de un grupo de matemáticas afroamericanas que fueron el cerebro de una de las operaciones más importantes de la historia del país norteamericano. Basada en la increíble vida de estas tres mujeres, conocidas como "calculadoras humanas", seguimos lo rápido que levantaron filas en la NASA junto a muchas de las mentes más brillantes de la historia, encargadas específicamente en el cálculo de la trascendental puesta en órbita del astronauta John Glenn y de garantizar su regreso. Dorothy Vaughn, Mary Jackson y Katherine Johnson atravesaron todo las barreras de género y raza a nivel profesional. Su brillantez y el deseo de soñar a lo grande las convirtieron en verdaderas heroínas norteamericanas. (Fuente: Ecartelera)

Mi opinión (sin spoilers)

Aunque no soy una fan incondicional del cine (hablando de la industria en general y no de las salas de proyección), me gusta ir de vez en cuando y vivir la experiencia de la pantalla gigante y las palomitas. Normalmente suelo ir cuando hay un estreno por el cual siento muchísima curiosidad, pero esta fue una de las excepciones: apenas sabía de qué iba la película, así que entraba sin ningún tipo de expectativas.

Como acabáis de leer en la sinopsis, se sigue de cerca la historia de tres mujeres empleadas de la NASA con diferentes aspiraciones por cumplir. La película está ambientada en los años 60, por lo que el principal obstáculo con el que tropiezan es el racismo y el machismo más que evidente en la sociedad. Si ya el hecho de ser mujer producía una sensación de inferoridad, añadirle ser negra implicaba una restricción de derechos que ahora, aunque desafortunadamente no en todos los países, tendríamos como inconcebible. Esta discriminación está perfectamente representada, y no precisamente de manera sutil: Katherine, una de las protagonistas, tiene que recorrer un kilómetro para ir al baño ya que en el edificio en el que trabaja no hay servicio para mujeres de color.

Uno de los aspectos más interesantes de este filme es que está basado en hechos reales: es decir, que aquello que vemos pasó de verdad y tenemos pruebas que lo demuestran. A veces parece incluso un documental de historia que nos narra cómo tres mujeres negras consiguieron probar que todos somos iguales, sin importar el género, la raza o cualquier otra diferencia física. Es fascinante la reivindicación de derechos humanos y que se haya querido llevar a la gran pantalla para recordarnos una vez más el pasado de la humanidad para así no volver a repetirlo nunca más.

No tengo nada que decir respecto a los personajes ya que simplemente adoptan las personalidades de tres personas que realmente existieron, pero con quienes no las puedo comparar. Sin embargo, ninguna de las actrices pareció forzar su papel y quedó bastante natural. Por poner alguna pega, sí que es verdad que por mi concepción de estar continuamente leyendo ambientes distópicos me esperaba más sufrimiento al final. No me quejo ya que es una película biográfica, pero simplemente quería señalar que quizás habría estado mejor un poco más de dramatismo.

En conclusión, Figuras ocultas es una película que recomendaría totalmente para culturizarnos sobre la lucha por la igualdad en Estados Unidos y que implicó un cambio de pensamiento a escala mundial.
The Hunger Games Mockingjay Pin